La transformación digital, como explicábamos en esta reciente entrada, es un proceso que está modificando profundamente la sociedad y el mundo empresarial ya que aporta importantes ventajas competitivas a una organización.

En esta entrada en concreto, vamos a explicar otro punto de la transformación digital: el de las personas. Grandes, medianas y pequeñas empresas, necesitan acometer la transformación digital para adaptarse a la realidad actual, pero es importante remarcar que se trata de un proceso largo, compuesto de varias acciones que requieren tiempo, esfuerzo y PERSONAS que se involucren en el mismo.

Si quieres transformar digitalmente tu empresa, te aconsejo que reflexiones sobre las siguientes preguntas:

1. La transformación digital, ¿la incluirás como una estrategia de negocio o como una política de tu empresa?
2. Las personas que conforman tu organización, ¿están informadas y/o se muestran receptivas ante esta iniciativa?
3. ¿Poseen los empleados competencias digitales o están preparados para esta transformación?
4. ¿Favorece o facilita que se lleve a cabo este proceso tu cultura corporativa?
5. ¿Son flexibles y/o se pueden adaptar tus procedimientos para realizar este cambio?
6. ¿Cuentas con personas clave para gestionar estas acciones?

Si tus respuestas han sido sí a casi todas las preguntas, cuentas con bastantes elementos que te facilitarán esta transformación. Si, en cambio, tus respuestas a las preguntas han sido negativas en su mayoría, tu transformación inicial comienza en las personas. Sin ellas, no podrás dar el siguiente paso.

Nuestros consejos:

1. La dirección debe apoyarte en este cambio. De no hacerlo, descarta diseñar la estrategia digital, puesto que no cuentas con personas clave que la avalen ni con un presupuesto/tiempo óptimo para realizarla.

2. Cultura corporativa flexible. Si no dispones de unos valores que te ayuden a realizar este cambio, primero tendrás que plantearte si es posible realizar un Cambio de Cultura. También deberás idear procedimientos y métodos de trabajo flexibles y ágiles que puedan adaptarse a un entorno digital.

3. La mayoría de empleados debe apoyar la iniciativa. Para ello, es importante que les demuestres las ventajas de ese cambio a nivel individual, grupal, y como compañía en general. Proporciona además seguridad indicando plazos y acciones que se irán llevando a cabo.

4. Forma a los empleados. Si vas a transformar digitalmente tu organización, aparte del qué, cómo y cuándo, deberás plantearte el “¿con qué?”. ¿Los empleados utilizarán nuevas herramientas? Aporta formación y comprueba su efectividad para que tu transformación sea más rápida y eficaz.

5. Personas clave. Tienes que designar quiénes serán los responsables de ciertas acciones que te acompañarán durante el proceso, o lo que es lo mismo, aquellos que te ayudarán a promover este cambio y su gestión.

6. Partner estratégico. Si no cuentas con nadie dentro de la organización que sea un experto en esta temática, te aconsejamos que busques una empresa experta en el ámbito que te acompañe durante todo el proceso.

Nuestra SlashGirl Esther Ferrer, Talent Specialist, es la autora de este post.

Recent Posts

Leave a Comment