Skip to main content

Metaverso por aquí, metaverso por allá. Metaverso en los periódicos, en la tele y metaverso en todas partes. Pero, qué es el metaverso? ¿Existe? ¿Cómo es el metaverso? ¿Quién es su dueño? Tranquilidad. Hoy hablamos de metaverso y damos respuesta a todas estas preguntas. Si quieres saber realmente qué es el metaverso y hablar con propiedad sobre este nuevo concepto, no te pierdas nuestro post de metaverso para dummies. ¡Hasta un niño lo entenderá!

¿Qué es el metaverso?

¡Buena pregunta! Parece que no hay una única definición sobre qué es el metaverso. De hecho, Wunderman Thompson ha lanzado «Into the Metaverse«, donde quince expertos definen que es el metaverso para ellos.

Etimológicamente, el término viene de la unión del prefijo «meta» (más allá) y de la raíz «verso» (como derivación de la palabra universo). Una buena definición de qué es el metaverso es un espacio virtual donde el usuario, a través de su avatar, puede interactuar con otros, comunicarse, trabajar, comprar o simplemente entretenerse, tal y como lo haría en el mundo real pero sin las limitaciones físicas o económicas de éste.

Microsoft lo describe como un mundo digital habitado por  gemelos digitales de personas, lugares y cosas. Facebook asegura que el metaverso es el futuro de internet.

¿Cuándo surge el metaverso?

El término metaverso, aunque ha ganado popularidad en los últimos tiempos, no es nada nuevo. Su origen lo encontramos en la novela Snow Crash de Neal Stephenson publicada en 1992. En la novela avatares y personas conviven en un mundo virtual llamado metaverso. El metaverso hace referencia a un mundo virtual ficticio​ o un espacio virtual colectivo y compartido con frecuencia creado por convergencia y compatibilización con un aspecto de la realidad externa.

Como destaca la wikipedia, el propio Neal Stephenson afirmó: «Mi idea surgió cuando me encontré con que algunas palabras existentes tales como realidad virtual eran simplemente demasiado torpes para utilizarlas».

¿Por qué está de moda el metaverso?

Parece que el culpable de esto es el amigo Zuckerberg. El 18 de octubre del 2021 anuncia el cambio de nombre de la compañía, que dejará de llamarse Facebook para albergar bajo el paraguas de Meta todas las marcas del grupo. Además, y aquí viene lo importante, anuncia la creación de un propio metaverso.

¿Existe el metaverso?

Empresas como Epic Games, Microsoft, Facebook o SK Telecom han hecho públicos sus planes para desarrollar espacios en el metaverso. Mientras que otras, como Burberry, Coca-Cola o Visa, están probando la mejor forma de ser parte de este nuevo ecosistema digital.

La operadora de telefonía Vodafone ha presentado Vodafone 5G Reality, que define como “la primera solución comercial virtual e interactiva sobre la red 5G para clientes” y se presenta como “el primer metaverso abierto desarrollado en España».

MediaMarkt también se ha apuntado a la tendencia de crear su propio mundo virtual: “MetaMarkt”. Se trata de una estrategia a largo plazo con el objetivo de acercarse a una audiencia joven a través de canales específicos.

The Warner Music Group ha establecido un metaverso construido sobre blockchain enfocado en el mundo de los juegos. En él ofrecerá conciertos y experiencias y permitirá la participación tanto de los artistas como de los fans.

¿Hay un único metaverso?

El metaverso no será una plataforma dominada por una o varias empresas, sino la suma de espacios interconectados entre sí, más o menos como el internet que conocemos ahora. Por lo que no: Facebook, ¡perdón, Meta! no será el dueño único del metaverso (aunque le gustaría).

Multitud de empresas, tecnológicas y de otros ámbitos, han visto el interés en este nuevo concepto y se están sumando a la idea. Así, por ejemplo, recientemente Sony ha anunciado la inversión de 1.000 millones de dólares en el universo digital paralelo de Epic Games (responsable de Fortnite o Unreal Engine). La compañía apuesta por un metaverso con carácter abierto, lo más humano posible, pero con posibilidades para crear un sistema económico nuevo y propio.

Otro ejemplo sería el de Nvidia. Ellos también trabajan en la creación de su propio metaverso, llamado Omniverse. Lo describen como “una plataforma abierta diseñada para la colaboración virtual y la simulación fotorrealista en tiempo real”. Se trata de un espacio virtual que, como indican en su página web, “une a los usuarios y las principales herramientas de diseño 3D en tiempo real en una única plataforma interactiva. Los flujos de trabajo son más sencillos, ya que las actualizaciones, las iteraciones y los cambios son instantáneos, sin necesidad de preparación de los datos”.

¿Cuáles son las características del metaverso?

En el mismo informe de Wunderman Thompson,«Into the Metaverse,» que mencionábamos al principio de este post, se detallan las siguientes características del metaverso. Toma nota:

  • Persistente: un lugar continuo, es decir, dentro de él la vida sigue continuamente estén los usuarios en línea o no.
  • Reactivo: el entorno virtual y los usuarios pueden responder y reaccionar en tiempo real.
  • Interoperable: no estará atado a ninguna plataforma. Experiencias, posesiones e identidades viajarán sin cambios a través de las diferentes plataformas.
  • Creativo: es un catalizador para la creatividad e inspiración. Un lugar donde la gente participa activamente generando contenido, en lugar de consumirlo pasivamente.
  • Definido por el usuario:  en relación al punto anterior, esta formado y construido por la gente que vive, conecta, crea y participa en él.
  • Descentralizado: la propiedad estará distribuida.
  • Cotidiano: perfectamente encajado en nuestras actividades diarias.
  • Ilimitado: no hay límite de usuarios, experiencias o mundos.
  • Social: un lugar para socializar, conocer gente nueva, fortalecer relaciones existentes y crear nuevas comunidades. ¡Como la vida misma, vaya!

¿Cómo pueden aprovechar las empresas el metaverso?

A lo largo del post hemos visto varios ejemplos de diferente usos que varias empresas le están dando a esta nueva realidad. Todo ello deriva de que cada vez pasamos más tiempo en línea. Sobre todo después de la crisis provocada por la COVID, que nos obligó a interactuar más a través de la tecnología. Como consecuencia, surge un nuevo ecosistema de vida virtual que abarca posesiones digitales, relaciones y espacios sociales.  Las personas no solo están socializando en estos espacios digitales, sino también están trabajando, comprando y descubriendo productos allí también.

Las marcas, que tontas no son, han visto que estos espacios digitales están atrayendo el tiempo y la atención de las personas, y que, por tanto, ellas deben funcionar también en estos espacios.  Pero ojo, a la hora de entrar en el metaverso no todo vale. Para interactuar con los consumidores en el metaverso, las marcas deberán pensar más allá entretenimiento y novedad.

¿Cuál es el futuro del metaverso?

Para ser sinceros, no tenemos ni idea. No tenemos una bola de cristal ni somos adivinos. Lo que si sabemos es que será algo importante y que probablemente cambiará la manera en que interactuamos no solo entre nosotros si no también con empresas y otras organizaciones. ¿En qué nos basamos para afirmar esto? Fíjate en algunos datos:

  • Según Bloomberg, este universo virtual podría suponer un negocio global de 800.000 millones de dólares para 2024.
  • Facebook, ¡perdón, Meta! (no nos acostumbramos), contratará a diez mil personas en los próximos cinco años en la UE para crear su mundo interactivo. 

Algo que también tenemos claro es que estamos en una fase muy embrionaria. Actualmente no podemos hablar del metaverso realmente como tal, en tanto en cuanto lo que tenemos son varias plataformas con escasa o nula conexión entre sí. Algo que, por otra parte, también ocurrió en el origen de internet. Por lo que, tiempo al tiempo.

Y para terminar, otra cosa que tenemos clara es que las criptomonedas y los NFT (tokens no fungibles) tendrán un papel clave en su éxito y funcionamiento. Pero esto os lo contamos otro días porque da para un post entero (o dos).

Y hasta aquí nuestro post de metaverso para dummies. ¿Qué otras dudas os surgen sobre este nuevo concepto? Cuéntanoslo aquí.