En esta tercera entrega sobre el vehículo conectado os hablaremos sobre la seguridad, y es que, la seguridad al volante es uno de los temas más preocupantes cuando hablamos de Apps en el vehículo conectado.

Y no es ninguna trivialidad, el móvil es uno de los dispositivos que plantea mayores niveles de distracción al volante, y uno de los causantes importantes de accidentes de tráfico.

Si lo vemos con un ejemplo de distracción, si pensamos que nos lleva unos 6 segundos redactar un mensaje en un smartphone, ése es el tiempo en el que, a una velocidad de 60 km por hora se tarda en recorrer un estadio de fútbol.

Según otros informes de entidades públicas relacionadas con la seguridad vial, hablar por el móvil mientras se conduce produce que se dejen de percibir alrededor del 40% de las señales viales, multiplicando el riesgo por accidente por un múltiplo de cuatro.

Este fenómeno está calando cada vez más en la sociedad, reduciéndose el número de personas que afirma hablar y escribir por el móvil mientras conduce.

Un estudio reciente realizado por la universidad de Utah concluye lo siguiente: “El hecho de que una nueva tecnología no obligue a apartar la mirada de la carretera ni las manos del volante no quiere decir que sea segura al 100%”. Y esto ya lo sabíamos. Además, otros estudios afirman que aunque realicemos llamadas con el manos libres, si éstas tienen una duración mayor de 2 minutos, la distracción aumenta considerablemente.

Podemos afirmar que un conductor que usa el smartphone mientras conduce pierde la capacidad de mantener una velocidad constante, aumenta de forma considerable el tiempo de reacción y, por último, no guarda la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula delante. Estos son factores más que suficientes como para aumentar el riesgo de tener un accidente, por lo que el factor seguridad cuando hablamos del vehículo conectado es un hecho importante.

¿Quién es el responsable último de la seguridad? No cabe duda de que ésta tarea debe ser del conductor, pero no podemos negar, que desarrolladores, Stores y fabricantes juegan un papel fundamental.

Los desarrolladores deben concienciarse del uso de sus aplicaciones y su utilidad real para el momento de la conducción, buscando ocultar ciertas funcionalidades mientras el vehículo se encuentre en marcha. Los Stores de Apps, por su lado, deben proveer a los desarrolladores de directrices para el desarrollo de apps seguras, llegando incluso a no publicar en sus respectivas Stores aquellas que no cumplan ciertos criterios.

Si todos estos agentes desarrollan sus funciones de forma coherente y responsable, podremos asegurar que las leyes de seguridad vial de cada país, no se podrán oponer a los avances tecnológicos.

Nuestro SlashBoy Juan Ramón Ruiz, Software Developer Manager, es el autor de este post.


Recommended Posts

Leave a Comment