In Sin categoría

En 2016 los smartwatches marcan tendencia, el vehículo conectado parece que marca las directrices del mercado y las empresas invierten en sistemas de conexión en tiempo real para la vigilancia de sus productos y/o servicios como nunca antes lo habían hecho. Cada dispositivo que antes estaba totalmente fuera del sistema de información, ahora está conectado a Internet dando control e información de manera continuada. Nuestro SlashBoy Julen Zugasti, repasa el estado actual y futuro del IoT.

Y es que, lo que antes nos daban los dispositivos móviles ahora se ha multiplicado por dos (como poco) al aumentar la cantidad de inputs y outputs a los que tenemos acceso. Nuestro mundo es ya, siguiendo con la terminología tecnológica, un mundo conectado.

IoT SlashmobilityEstado actual del IoT

Hoy por hoy, los dispositivos IOT se pueden clasificar en 3 categorías:

  • Wearables
  • Dispositivos inteligentes del hogar
  • Dispositivos M2M

Las dos primeras son las más importantes para los consumidores. Los weareables son los dispositivos que los usuarios llevan consigo, usualmente conectados vía bluetooth a su smartphone y de allí a Internet. Esta categoría incluye dispositivos tales como los smartwatches, bandas fitness y los dispositivos que nos ayudan en nuestro día a día con el control del sueño,  monitorizando nuestros signos vitales, etc.

Los dispositivos del hogar también son parte del IoT y en su mayoría se conectan a Internet vía comunicación sin cables de poca intensidad ZigBee y el router del hogar. Esto incluye todo tipo de dispositivos domésticos, desde luces e interruptores a sensores de movimiento, termostatos hasta cerraduras y cortinas automáticas. Mediante la conexión WiFi al router, los smartphones también se convierten en paneles de control online y dispositivos de control para aplicaciones smart home.

La tercera categoría, los dispositivos M2M (machine to machine), abarca dispositivos que están directamente conectados a la red celular. Los automóviles que pueden reportar su localización (en caso de accidente o robo), o maquinas vending que pueden llamar a su stock cuando están con pocas provisiones, serían dos ejemplos de los muchos que podemos encontrar.

El componente principal del IoT, tanto weareables o dispositivos inteligentes del hogar, no es el sensor sino la aplicación. Conectar el sensor es difícil, pero extraer la información de los datos es esencial. En estos casos, la información útil extraída de los datos pueden dirigir a las personas reafirmando en su comportamiento cuando las cosas van como deben o alertando y  tomando decisiones si algo va mal; y el análisis de los datos puede ser usado para comparar situaciones y proveer de feedback para ayudar a mejorar. Las personas están interesadas en el IoT porque ayuda a mejorar aspectos de sus vidas. Estas mejoras no sólo se logran mediante sensores: es necesaria una manera completamente diferente de pensar, y esto va a llevar algo de tiempo en ser totalmente aceptado.

Junto con la propiedad de los datos, la privacidad y la seguridad son la clave. Sin embargo, no nos encontramos con una situación nueva. Estos no son problemas exclusivos de IoT, sino de los problemas generales de Internet que están amplificados con el crecimiento de nuevas aplicaciones. Todos estos problemas ya existen en el Internet de las personas, y la industria y cuerpos gubernamentales están empezando (muy despacio) a reconocer que hay que tomar cartas en el asunto.

Futuro del IoT

El crecimiento del IoT puede ser comparado con el crecimiento de la industria automovilística. Imaginemos como fueron los primeros coches que pisaron las carreteras: no había autopistas, señales de tráfico, reglas, ni licencias de conducir. Los peatones no sabían como apartarse de su camino. Los conductores no sabían como tomar una intersección. Ni conductores ni peatones entendían el riesgo y las obligaciones, dando ninguna consideración a la seguridad.

Estamos actualmente en el mismo estado con el IoT. Tal y como pasaba décadas atrás, se requieren infraestructura y tiempo para asentarse alrededor de Internet. Después de que el Mac trajese el WiFi, después de que ese equipo consiguiese eso, los demás le siguieron. Del mismo modo, en el contexto de Internet y el IoT, está creciendo la necesidad de reglas, aprendizaje, legislación y ejecución. Google, por ejemplo, es el gran pionero en este aspecto. Sus inversiones en el mundo del IoT hacen que esta industria crezca, pero de una manera ordenada, creado protocolos y estándares para el desarrollo del Internet de las cosas. Esto es un gran avance dado que hoy en día cada empresa trabaja en estas plataformas de un manera autónoma y estanca. Lo que impide el crecimiento constante y no facilita el camino de los ingenieros al crear un sistema de estas características. Esperamos novedades en este aspecto en el Google O/I que se celebra este mes.

El IoT cambiará el mundo de una manera todavía mas profunda que Internet. Si preguntamos a un niño cómo era el mundo antes que Internet existiera, se quedarían sin habla. No tienen comprensión de cómo las personas se podían comunicar, ni siquiera vivir sus vidas sin las herramientas comunes que tenemos a día de hoy. Lo mismo pasará con el IoT. Dentro de una década, seremos dependientes de la información derivada de la continua corriente de datos de nuestros wearables y nuestro dispositivos inteligentes del hogar, y no tendremos ni idea de cómo manejamos el mundo y nuestras vidas antes. Seremos capaces de tomar decisiones mejor informadas, más precisas y oportunas; decisiones que mejorarán nuestras vidas, ahorrarán dinero y puede que salvar nuestro planeta. El IoT marcará la diferencia.

Recommended Posts

Leave a Comment