In Sin categoría

¿Te cuesta concentrarte? ¿Te sientes triste, nervioso o irritable? ¿No tienes ganas de hacer nada? Quizá lo que te ocurre es que estés sufriendo un trastorno adaptativo laboral, es decir, el síndrome posvacacional. En SlashMobility somos muy consciente de lo importante que es tener un equipo motivado y, por ello, dedicamos nuestra última SlashFriday a este síndrome. El encargado de conducir la sesión fue el psicólogo y consultor filosófico Santiago Villar que nos aclaró el término, sus síntomas y nos dio algunas pautas para combatirlo y prevenirlo.

Pero ¿qué es este síndrome y por qué se produce? Podemos definirlo como la ansiedad o presión emocional que sentimos por la vuelta a al rutina después de las vacaciones. En ocasiones y para algunas personas, ese proceso adaptativo de reincorporación al trabajo, puede resultar más complicado de lo normal. Para sufrir este trastorno y ser diagnosticado como tal, deben cumplirse una serie de síntomas durante, al menos, los 3 meses siguientes a la reincorporación al trabajo. Es decir, si os sentís tristes o alicaídos durante unos días después de las vacaciones ¡tranquilos, que no cunda el pánico! Es normal.

En cuanto a los síntomas, vemos que este trastorno se manifiesta tanto de manera física como psíquica.

sindrome posvacacionalEn cuanto a los síntomas físicos destacan:

  • Astenia: cansancio generalizado
  • Fatiga y dolores musculares
  • Falta de sueño o sueño poco reparador
  • Falta de apetito
  • Dificultad de concentración
  • Palpitaciones
  • Problemas digestivos
  • Exacerbación de alergias

Síntomas psíquicos:

  • Irritabilidad o ira
  • Depresión o tristeza
  • Anhedonia: incapacidad de sentir placer o la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades
  • Abulia: falta de voluntad, iniciativa o de energía
  • Nerviosismo
  • Atención dispersa y falta de concentración

Como bien dice el refranero, más vale prevenir que curar. Así que, aquí os dejamos algunas pautas o consideraciones para prevenirlo de cara a las próximas vacaciones:

  • Mantener un cierto horario para no variar nuestro biorritmo: no se trata de madrugar cada día, pero sí mantener determinados horarios para no desestabilizarnos.
  • Vuelta progresiva a la actividad normal: para evitar el dramatismo del primer día.
  • Vivir el ahora. Puede sonaros a topicazo, pero aquellos que viven pensando y añorando el pasado (las vacaciones) tienen más posibilidades de desarrollar una depresión; y quienes sólo piensan en el futuro (las próximas vacaciones) y no valoran lo positivo del ahora, pueden llegar a generar ansiedad.
  • Mantener determinadas aficiones: vale que estamos de vacaciones, pero eso no significa que dejemos de lado aquellas actividades de ocio que hacemos durante todo el año.
  • Hacer vacaciones espaciadas a lo largo del año, porque si lo pasamos tan bien en vacaciones ¿por qué hacerlo sólo en verano?

Esperamos que todos hayáis disfrutado de vuestras vacaciones y estéis de vuelta con las pilas cargadas porque de cara al último trimestre el año, desde SlashMobility seguiremos dando caña.

Recent Posts

Leave a Comment